jueves, 31 de diciembre de 2015

Año Nuevo


Año nuevo cargado de
luces, esperanzas
y buenos deseos.
Elogio a la esperanza,
a la tuya,
a la mía.
Comienza el 2016
y sólo pedimos Paz.
Ruidos y colores llenan
tu cielo, mi cielo.
El mundo se llena de
nítida esperanza.
Los niños del mundo
la paz queremos desear.
A todas las personas
de acá,
y de más allá.
Juntemos nuestras manos
y más nos uniremos.
De todos los colores
y sin diferencias.
Que el mundo precisa
más comprensión y amor.
¡Comienza el 2016!


Leticia Teresa Pontoni
Derechos reservados- 2015 Copyright

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Feliz 2016


Por René Colato Laínez

© 2015

¡Hoy en mi casa todos quieren celebrar!
-Yo no olvido el año viejo- no paran de bailar.
Lo que les dejó el año todos se ponen a contar:
-Graduaciones, el bebé, la olla para cocinar,
la mascota, los zapatos, la ropa para desfilar.

En la sala me paro frente al espejo.
Cumplí mis deseos en el año viejo:
-Me disfracé de conejo
trapeé todo el azulejo,
y escuché un buen consejo. 

Las uvas se han terminado.
Las campanas ya han sonado.
Todos quieren para el año ya empezado:
-Una casa, un trabajo nuevo, el carro soñado,
una dieta que funcione y pegarle al gordo anhelado.

  Yo toda la comida pruebo.
Prometo para el año nuevo:
-Comerme todo lo que tenga huevo.
Cuando me corten el pelo, yo no me muevo,
y a entrar a la casa encantada este año me atrevo.

martes, 29 de diciembre de 2015

¡ADIÓS, 2015!


Graciela Lecube Chavez

©  2015



- Raulito, ¿cómo vas a recibir el nuevo año? -
- Despidiéndome primero del año viejo -
Al oír esto el policía del barrio le dijo:
- Tú sí que piensas bien para ser un niño -

El uniformado complacido su camino siguió
y Raulito se dijo para si, hablando bien bajito:
- No tengas pena 2015, yo estaré a tu lado
hasta el último momento para decirte adiós.

Yo no te voy abandonar por estar viejito,
ni cuando al fin te vayas te voy a olvidar;
juntos estudiamos y al fútbol jugamos,
y de mi pizza te di el último pedacito

porque fuiste mi amigo en todo momento.
Te prometo que te voy a recordar, puesto
que de todos los años eres el más especial
llenando mi corazón de gran sentimiento.


¡HOLA, 2016!

Faltan sólo horas para 2016 presentarse
y Raulito lo va a recibir con abrazos,
pan dulce, turrón y algo de asombrarse.

Reunida está la familia de gala vestida,
lista a comer una uvita por cada mes
de la nueva era con cambios prometida.

De pronto, Raulito entra a la sala sonando
una corneta, medio cubierto con un pañal
como un recién nacido, pero gateando.

Se arma gran alboroto entre los presentes,
los niños suben y bajan por las escaleras
mientras Raulito ríe mostrando los dientes.

Fotografía de Josleeser 


lunes, 28 de diciembre de 2015

Preguntas para una tigresa

Redacción: Kevin Jared Martínez Márquez

©  2015



—¡Qué pelaje más lindo! —comenté.
—Lo sé, lo sé, muchas gracias —agradeció la tigresa.
—¿Cuál es tu nombre? —pregunté.
—Mi nombre es Sara —presumió—. Un nombre muy hermoso, ¿verdad?
—Así es, me agrada —establecí.
—Lo sé, lo sé, mi nombre es hermosísimo.
—¿Cuál es el secreto de tu belleza? —cuestioné con curiosidad.
—No sé si deba decírtelo —indicó Sara—. Dejaría de ser un secreto, ¿verdad?
—Tienes toda la razón.
—Lo sé, lo sé —manifestó extendiendo sus patas—, pero sería muy descortés de mi parte, bellamente descortés, no compartir mi hermoso secreto.
—Cierto, una tigresa nunca debe atender a la descortesía —advertí.
—La felicidad es mi bellísimo secreto —estableció—. Todos somos especiales en este lindísimo mundo: no importa tu pelaje ni tu nombre, lo que verdaderamente importa, por sobre todas las cosas, es ser felices.
—¡Ciertísimo! —expresé.
—Todos somos bellísimos, lindísimos, hermosísimos —aseguró Sara.
—Tienes toda la lindísima razón —advertí.
—Lo sé, lo sé —estableció la tigresa.


domingo, 27 de diciembre de 2015

Adivinanzas



Quién es un viejo ligero,
que es de cuatro movimientos
puestos en doce cimientos,
que, a cualquier pasajero,
da más penas que contentos.

Un árbol con doce ramas,
cada rama, cuatro nidos;
cada nido, siete pájaros:
cada cual con su apellido.

Un árbol con doce ramas,
cada rama, cuatro hijas,
cada hija, siete hijos,
me dices ¿cómo se llama?


La respuesta se dará el próximo domingo.


Respuesta de la adivinanza anterior


Todos dicen que me quieren
para hacer buenas jugadas,
y, en cambio, cuando me tienen
me tratan siempre a patadas.

El balón/ La pelota



 

Para más adivinanzas visita 



sábado, 26 de diciembre de 2015

LUCECITA, LUCECITA



Graciela Lecube Chavez

©  2015

Soy chiquitita y ya estoy rota,
no por vivir la vida loca
sino porque alguien me pisó
cuando del arbolito navideño
el señor de la casa me colgó.
No sé si fue el perrito juguetón
que al niño le dio un empujón,
lo cierto es que en la caja
me volvieron a meter, ajenos
a lo que pudo suceder.
Y aquí estoy muerta de frío
con el cuerpo destrozado
recordando lo pasado
en un fin de año atrevido.
En éste no podré lucir
lo que es mío para dar,
pero al menos no se me
abandona en un lugar.
Si me vuelven a colgar
por pura equivocación,
me haré la desentendida
ignorando la intención.
Lo importante es seguir
en lo mío, con o sin luz,
evitando una provocación.
Si ayer fui y hoy soy nada,
no voy a llorar lo perdido
porque trataré de recordar
todo lo que he vivido.




jueves, 24 de diciembre de 2015

El Regalo de Navidad


Reseña por Ariadna Sánchez

La magia de la temporada llega a su punto más elevado con el arribo de la Noche Buena y la Navidad. Época para regocijarse con los seres queridos y disfrutar del calor del hogar mientras se reflexiona en los bienes y objetivos alcanzados durante el año.

El libro El Regalo de Navidad del afamado escritor Francisco Jiménez e ilustrado delicadamente por Claire B. Cotts presenta la cálida Navidad  de Panchito y su familia. Panchito añora con todo su corazón una pelota roja para poder jugar. Sin embargo, debido a la situación económica que ataca a su familia, su madre con un amor desmedido, le envuelve una bolsa de caramelos a Panchito y sus hermanos. Panchito deja entrever la grandeza de su espíritu al aceptar el detalle de sus padres dejando en claro que los verdaderos regalos no son los materiales sino los que provienen del fondo del corazón como lo son: el amor, la armonía y el apoyo sincero. La sensibilidad con la que Jiménez relata su niñez durante la Navidad a lado de sus familiares permite conocer al autor mas de cerca. Una hermosa historia para ser compartida durante todo el ano.

¡Viva la familia, Viva el amor! Felices fiestas. Recuerda que la lectura te da alas. Nos leemos la próxima semana.

Vista el siguiente enlace electrónico para conocer mas de Francisco Jiménez y sus exquisitas obras:

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Santas Por Todos Lados


Por René Colato Laínez


©  2015


Santacló recibe tu cartita
con tu letra muy bonita.

Papá Noel la lee con cuidado.
Ya sabe cuál es el juguete deseado.

Santa les dice a sus duendes con emoción,
-Empecemos con una linda canción.

El Viejito Pascuero pinta un camión.
Sus duendes trabajan en un avión.

Santi Cló tiene todo ya terminado.
Ésta listo para el cielo estrellado.

San Nicolás llama a sus renos.
-Juguetes para la niños buenos.

Colacho se mete por la chimenea.
Las galletas que le dejaste olfatea.

Santa Claus deja tu regalo
con una notita a su lado.

Luego un Jo-Jo-Jo escuchas
y en cualquier parte del mundo
no importa de donde seas oriundo
la sonrisa dice con amor profundo:

martes, 22 de diciembre de 2015

LA GRAN CELEBRACIÓN


Graciela Lecube Chavez

©  2015



Las calles se llenan de luces
y las vitrinas de juguetes y dulces.
La gente se detiene a admirar
con intención de entrar y comprar.
Hay miradas de amor, de alegría,
y planes para disfrutar cada día.
El deseo de compartir y agradecer,
disfrutar y regalar es el mismo
en Hanukkah, Kwanzaa y Navidad,
entre judíos, negros y cristianos.


El cielo de la paz y la abundancia
no es sólo para mí y los míos,
porque el Dios que todo lo sabe
reparte sus bienes por partes iguales.



Cada año, otro año se nos va ligerito
seguido de otro con muchas promesas.
Ansiosos de renovación, nos entregamos
con total abandono y sin consideración.



El primero de tal o cual año
volvemos a empezar, haciendo promesas
sin darnos cuenta que no vamos a cumplir
porque entre gozar, sufrir y mentir
a nosotros mismos nos hacemos daño
y sin proponerlo volvemos a repetir
lo que nos propusimos corregir.



Sin pensar si somos judíos, negros
o cristianos, en las fiestas anuales
de Hanukkah, Kwanzaa y Navidad,
regalemos amor, paz y unidad
porque debajo de la bóveda celestial
todos somos hermanos.


lunes, 21 de diciembre de 2015

Un búho con buenos modales


Redacción: Kevin Jared Martínez Márquez

©  2015



Yo conocí un búho muy colorido,
muy elegante a la vez,
que detestaba a los presumidos,
y le temía a lo descortés.

"Muy buenos días", se escuchaba a su llegada,
a todos saludaba sin excepción,
sus buenos modales bien administraba,
pues no era un juego ni diversión.

Muy amable y buen mozo era él,
siempre servicial en su presencia,
nunca estorbaba su intervención, 
mucho menos su belleza.

Su colorido plumaje todos admiraban,
felicitaciones había doquier,
pues era ciertamente muy lindo,
pues era mi peluche preferido.

Yo conocí un búho muy colorido,
muy elegante a la vez,
que detestaba a los presumidos,
y le temía a lo descortés.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Adivinanzas navideñas



1. Cuando estoy en el campo soy verde y muy alto
y si me llevan a casa
me adornan que es un encanto

2. Parecemos de algodón
y cuando nos juntamos
cubrimos el monte y los tejados.

3. Con la nieve se hace
y el sol lo deshace.

4. Al compás de las campanadas de medianoche,
comemos una tras otra hasta llegar a doce.
¿Qué son?

5. Las ciudades se iluminan
y están todos muy alegres,
se cantan villancicos,
se comen turrones y nueces.
¿Qué fiesta es?

6. Se come en Navidad
tiene almendras y miel.
¿Qué cosa es?




Respuestas

  1. (El abeto/ árbol de Navidad)
  2. (Los copos de nieve)
  3. (El muñeco de nieve)
  4. (Las uvas)
  5. (La Navidad)
  6. (El turrón)
Gracias por estas adivinanzas a http://es.answers.yahoo.com

sábado, 19 de diciembre de 2015

GUSTOS Y OCURRENCIAS


Graciela Lecube Chavez

©  2015


Me gustan los chocolates
y el té de yerba mate,
coditos de pasta con queso
sin ningún otro aderezo,
sopitas de arroz con pollo,
papas, cilantro y repollo,
ensalada de lechuga, tomate,
cebolla y mucho aguacate,
helado de nueces y frutilla
cuyo sabor es una maravilla,
y me gustan los bolsillos
cargados de monedas
para comer a mis anchas
cuándo y cómo quiera.

*

Como mellizo que soy
me río para mis adentros
cuando los curiosos
quieren saber cómo
nos pueden diferenciar.
"Es muy fácil", les digo,
"yo tengo un lunar aquí,
sobre la ceja izquierda
y mi gemela en la derecha".

jueves, 17 de diciembre de 2015

Las Posadas


Por Ariadna Sánchez

En México como en otras partes de latinoamérica se celebran las tradicionales posadas. Dichas celebraciones de carácter religioso-culturales comprenden del 16-24 de diciembre. Hoy te presento un recuento histórico de este suceso que se ha vuelto a lo largo de los años un icóno de la cultura hispana. De acuerdo a Terra Cultural, se dice que el origen de las posadas en México empezó cuando sustituyeron a Huitzilopochtli por José y María en el mes Panquetzaliztli o época invernal, en la que los indígenas novohispanos celebraban la llegada del majestuoso Dios de la guerra, Huitzilopochtli. Luego de la llegada de los españoles a la antigua Tenochtitlan, los evangelizadores europeos se encargaron de adaptar esta fiesta como una manifestación de la fe católica. La figura de Huitzilopochtli fue sustituida por la de José y María, mientras que el periodo del 17 al 26 de diciembre fue modificado por el que abarca del 16 al 24 del mismo mes, y en el que actualmente se realizan las posadas navideñas mexicanas. Por otra parte, el historiador Pablo J. Gómez, recuerda que fueron los franciscanos y agustinos quienes trajeron a México las posadas, las pastorelas y la tradición de “arrullar al Niño Dios”.

Explicó que en 1587, en el pueblo de San Agustín Acolman, al noroeste de la Ciudad de México, se originó la práctica de las posadas cuando el Papa Sixto V le concedió a Diego de Soria el permiso para realizar esta celebración en la Nueva España, costumbre que fue “lentamente aceptada por los indígenas novohispanos, quienes le añadieron el toque mestizo a la tradición.”

Dulces y felices fiestas. Que el reine en sus hogares hoy y siempre. La lectura te da alas. !Nos leemos la próxima semana! 

A continuación te dejo algunos de los versos más tradicionales para romper la piñata durante las posadas. 

Ándale Luisa
No te dilates
Con la canasta de los cacahuates

Ándale María 
Sal del rincón
Con la canasta de la colación

Castaña asada, 
Pina cubierta, 
Echen palos
A los de la puerta

Echen confites
Y canelones
Pa’ los muchachos
Que son muy tragones

No quiero níquel
Ni quiero plata; 
Yo lo que quiero 
Es romper la piñata

miércoles, 16 de diciembre de 2015

En el último mes del año


Publicado en Revista Iguana


por René Colato Laínez


© 2015

 


En el último mes del año
pongo siempre mi arbolito
rodeado de mil foquitos
y de bellos regalitos.

En el último mes del año
coloco figuras de barro en mi nacimiento.
A San José, Virgen María y al niño Jesús contento
rodeados de mil pastores llenos de agradecimiento.

En el último mes del año
me uno a la posada y le hago compañía
a los pastores, a San José y la Virgen María
que buscan un buen lugar para llenarlo de alegría.

En el último mes del año
están mis grandes emociones,
regalos que Santa me da a montones,
fuegos artificiales, canciones y diversiones.


martes, 15 de diciembre de 2015

EL VALIENTE


Graciela Lecube Chavez

©  2015

La maestra anunció que
hoy estábamos de suerte,
porque nos iban a vacunar
contra un mosquito juguetón
que picaba sin compasión.
Uno a uno nos miramos
y empezamos a temblar.
Yo quise dar el ejemplo
y me puse en fila primero
como un gallito ejemplar.
Pero al ver la aguja, como
gallina vieja me sentí
y sin cacarear me fui.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Preguntas para un mapache


Redacción: Kevin Jared Martínez Márquez

©  2015

Fotografía: Claudia Peters



—¿Cuál es tu nombre? —le pregunté al mapache.
—Mi nombre es Ramón —contestó.
—¿Dónde vives? —cuestioné.
—Mi hogar, mi dulce hogar se encuentra en las cercanías de un río, dentro de un tronco grueso y hueco, duermo sin molestias sobre una alfombra de hojas secas, mismas que recolecté yo mismo —presumió Ramón.
—¡Suena cómodo! —establecí.
—Lo es.
—¿Qué te gusta comer? —pregunté con curiosidad.
—¡Comer es lo mejor del mundo! —indicó el mapache—. Los frutos del bosque son de lo más delicioso, y también lo son las ranas; de esas que saltan doquier.
—¿Qué haces al atardecer?
—¡Correr y trepar! —se alegró Ramón—. Una vez subí a un árbol gigantesco, trepé sin cuidado, tanto que toqué con mis patitas una esponjosa nube, de esas que están en el cielo.
—¡Qué increíble! —advertí.
—Mis patitas nunca me han defraudado —estableció el mapache con orgullo.
—Cuéntanos algo más —motivé a Ramón.
—Mi mamá me contó que los mapaches nacemos ciegos, pero esta condición sólo dura tres semanas.
—¡Recórcholis! —expresé.