sábado, 30 de noviembre de 2013

EL CUENTO DE LOS AÑOS




 Graciela Lecube-Chavez
  © 2013


  Revisando estaba los archivos
  en los que por año guardo
  todos los poemas que escribo.
  Releo los que Helenita Oviedo
  inspiró...(una niña tan precoz
  que parece pensar por dos).

 Lo que sigue en el cumple
 de su abuelita Ana transcurrió:

 – ¿En qué año naciste, Nana?
 – En 1925.
 – Es decir que hoy tienes...
   ¡ochenta y ocho!
 – Sin saber cuándo naciste, tampoco
   sabrías los años que tienes, ¿cierto?
 – ¡Así es!
 – Entonces, ¿cuántos quisieras tener?
 – ¡Veinticinco!
 – ¿Por qué veinticinco?
 – En ese año me enamoré
   de tu abuelo Jacinto,
   tenía la carrera que estudié,
   abrí dos cuentas bancarias:
   de cheques y de ahorros,
   manejaba, opinaba, votaba.
   Era feliz, iba y venía, sola
   o con amigos, responsable. . .
 – ¿Y ahora, abuelita?
  – Ahora no es lo mismo.
    Primero tú y tus papás . . .
    Ellos manejan mi dinero,
    voy adonde me llevan,
    controlan mi dieta, mi sueño,
    lo que escucho, veo y leo,
    ahora, yo soy la nena chiquita...
 – ¿Y eso te gusta, abuela?
 – ¡Ni un poco! Ya lo sabes,
   Helenita, disfruta de los 25
   y ¡ni pienses en los años 8!
  

jueves, 28 de noviembre de 2013

Celebra el Día de Acción de Gracias con Beto y Gaby


Reseña por Ariadna Sánchez

El Día de Acción de Gracias es una celebración que nos remota al acontecimiento de hermandad entre los colonos y los indígenas. La historia cuenta que el primer día de acción de gracias se celebró en 1961. Los colonos quienes habían llegado de Europa el año anterior, pasaron hambre durante el invierno. En la primavera, los indígenas de la región, enseñaron a los colonos a sembrar maíz y otros productos, además de cazar y pescar. En el otoño de 1621 los colonos obtuvieron excelentes cosechas y en agradecimiento, invitaron a los indígenas a compartir un banquete.
 
El acto simboliza compañerismo, solidaridad y unión, pero sobre todo la edificación de valores por encima de las ideas o creencias político-religiosas. El estar compartiendo el pan y la sal va más allá de pasársela bien. Es sin duda alguna la ocasión para dar gracias por los logros cosechados a lo largo de estos meses. Este es el momento para gozarse en familia. Platicar, reflexionar, aplaudir los éxitos y aprender hasta de lo que no funcionó. Al fin de la convivencia quedarás con la barriga llena y el corazón contento. Inculquemos a los niños y niñas el valor de compartir y dar gracias. Amar es compartir, compartir es vivir, vivir es amar.
 
Disfruta esta tarde de los deliciosos platillos que con gusto servirás para la cena. Acuérdate acompañar tu convivencia con el libro titulado Celebra el Día de Acción de Gracias con Beto y Gaby escrito por Alma Flor Ada e Isabel Campoy. Los más pequeños de la casa disfrutarán leer este fabuloso libro. Fomentemos líderes en acción para crear una comunidad más prospera. Recuerda que la lectura te da alas. Nos leemos la próxima semana.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El Artesano



Fotografía de Antonio Pérez


Humilde artesano
que tejes, que pintas,
esculpes, o creas o
quizás cincelas.
Y piensas algo nuevo
para crear cada día.
Humilde artesano
con manos callosas
que armas, pintas
y cambias colores.
Humilde artesano
con alma especial.
Del barro sacas tu
obra.
Del tejido, un chal.
De la madera,
un crucifijo.
De la plata,
un cuchillo.
Del telar,
una colcha.
Humilde artesano
que cincelas, esculpes,
Pintas o tejes,
¡Viva el arte!

Leticia Teresa Pontoni
Copyright 2013
Todos los derechos reservados

martes, 26 de noviembre de 2013

ME GUSTA LEER



 
por Graciela Lecube-Chavez
 
©  2013

 
   Este amor por leer vino conmigo
   al nacer, y tomó fuerza y sonido
   una mañana después de amanecer
   cuando sin saber me puse a leer.
   Tenía yo apenas cuatro añitos
   y a todos conquistaba con cariñitos.
   De pie en el patio lleno de plantas
   comencé a leer en voz bien alta:
   “Mii gatita Tuti es tan comilona
   que luce gordita como jamona. . .”
   Mis papis sin entender lo que decía
   se reían y alegres me aplaudían.
   “¿Cuándo aprendió a leer?”, papi
   preguntó. “Ella no lee”, mami contestó.
“Y eso que escucho, ¿qué es?”
   “Inventos de nuestra hijita, ¿no ves?”
   Mami estaba en lo cierto. Mis inventos
   se hicieron versos y también cuentos
   los que leo y releo cuando me siento.
 

domingo, 24 de noviembre de 2013

Adivinanzas





Anido en las torres,
largo cuello tengo
y todos los años
por San Blas vengo.

En alto vive,
en alto vuela,
en alto toca
las castañuelas.

Mis patas largas,
mi pico largo,
hago mi casa
en el campanario.

La respuesta se dará el próximo domingo.


Respuesta de la adivinanza anterior

Aunque yo llevo pijama,
siempre ando muy despierta,
por no servir al león
de suculenta merienda. 

Llevo pijama a diario
sin guardarlo en el armario.

La cebra



Para más adivinanzas visita  www.adivinancero.com

sábado, 23 de noviembre de 2013

COMO VINO SE FUE


por Graciela Lecube-Chavez

©  2013


 En medio de un vendaval bravío,
 de raíces, un viejo árbol cayó al río
 sorprendido por todo aquel ruido.

 Rodaron varias rocas azoradas
 que del derrumbe no sabían nada,
 haciendo muecas, dando patadas.

 Curiosos como era su costumbre
 unos pájaros medio desplumados
 el lugar del hecho investigaron

 y en su lengua de trinos, declararon
 culpable a la diva Naturaleza
 con los humos subidos a la cabeza.

 “Si me atacan, ataco”, se defendió.
 “¿Y si te respetaran?” “Igual haría yo”.
 ¡Con diplomacia todo se arregló!



jueves, 21 de noviembre de 2013

Tortillas y cancioncitas



Reseña por Ariadna Sánchez

El libro del día de hoy lo presenta la Srita. Leslie Chinchilla titulado Tortillas y cancioncitas escrito por Lynn Reiser con ilustraciones de Corazones Valientes.



Por las venas de la Srita. Leslie Chinchilla corre sangre guatemalteca. Ella es coordinadora del programa de música Youth Orchestra Los Angeles at Heart Of Los Angeles (YOLA at HOLA). Ella es una mujer talentosa en el ámbito musical. Su simpatía y carisma la distinguen. Su pasión por la música es lo que les transmite a los niños y niñas diariamente durante sus clases. La Srita. Chinchilla es un ejemplo de superación para la juventud de la comunidad latina de Los Angeles, California.



La vida se hace de experiencias, para muestra un botón. El libro de hoy nos lleva de la mano a experimentar las acciones de tres generaciones que se entrelazan en el tiempo. Lo importante de esta narración es  resaltar el gran legado que nos dejan nuestros antepasados. Nuestros padres, abuelos o bisabuelos a través de sus historias, relatos, anécdotas y costumbres infunde en nuestro ser la llama de la esperanza. También nos depositan en las manos la vida misma de sus riquezas. Cuando se disfruta compartir en familia la belleza de la vida todo alrededor cambia de matiz. El tiempo vuela y no hay retorno. Gozar a plenitud al lado de nuestros seres queridos es la experiencia más especial que tenemos. La familia es la esencia que  perfumará el recorrido en nuestras vidas.  Transmitamos a nuestros hijos e hijas los valores que los ayudaran a triunfar y a construir una mejor comunidad. Recuerda que la lectura te da alas. Nos leemos la próxima semana. 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Qué delicioso es noviembre



Publicado en Revista Iguana

por René Colato Laínez


© 2013

Pintura de Norman Rockwell


Qué delicioso es noviembre
miro desde la piscina
un gran pavo en la cocina
que prepara mi vecina.

Qué delicioso es noviembre
de pensarlo me dio hambre
y hasta me agarró un calambre
estoy más flaco que un alambre.

Qué delicioso es noviembre
vendrá toda la familia
a comer en armonía.
No hay dieta en este día.

Qué delicioso es noviembre
hay que dar gracias al cielo
por todo el amor sincero
de un hogar verdadero.

martes, 19 de noviembre de 2013

A MEDIO SIGLO DE UN EVENTO EQUIVOCADO



 por Graciela Lecube-Chavez

©  2013

  
John Fitzgerald Kennedy, el Presidente # 35
  de los Estados Unidos, dijo en algún momento
  de su vida “Perdona a todos tus enemigos,
  pero no olvides sus nombres”. ¿Por qué lo dijo?
  ¿cómo un ser humano tan querido podía tener
  enemigos? ¿enemigos tan enemigos como
  para asesinarlo el 22 de noviembre, tan cerca
  de la Navidad de medio siglo atrás?
  ¡Me cuesta recordar el silencio amortajado
  que estremeció al mundo, apenas enterado!
  Yo salía de un restaurante con un grupo
  de amigas de la infancia allí reunido
 para festejar el “cumple” de las mellizas Pulido.
 Aunque reíamos felices de la vida, notamos
 el aire estancado de la calle y cuando un chico
 que pasaba en su bicicleta nos gritó enojado:
 “Respeten a los muertos”, nos callamos.
  Los extraños que andaban por las calles
 -todos llorando – nos decían sin mirarnos:
 “¡Mataron a Kennedy!” “¿Mataron a Kennedy?
  ¿qué Kennedy... cómo ...quién... cuándo?”
 Horas después, conocimos las respuestas.
 Era  Kennedy, el Presidente carismático,
 de visita en Dallas, Texas, sentado junto
 a su esposa Jackie en la parte trasera
 de un descapotable, sonriendo cara a cara
 a la gente de júbilo congregada. Se apagaron
 las sonrisas. Y medio siglo después, seguimos
recordando este evento  histórico equivocado.